Lleno de vacío

DSCN4078Es el sitio de Izar. Aquí parlotea y canta. Se le olvida cuánto le cuesta mantenerse erguida y pelea tratando de tumbar al “tentetieso”. ¡Nada!, no hay manera. (ni aunque le ponga una vaca encima)

DSCN4082Lo mismo ocurre con el cuenquito “Hazte capacidad”. Analizo su estabilidad. C3Ha sido vaciado. Solo le queda algo más de material hacia la base. ¡Claro!, teniendo todo el peso ahí abajo… ¡NO!: Lo que tiene es TODA LA LIVIANDAD AHÍ ARRIBA.

Me pregunto por qué no abandonamos; qué nos hace seguir en pie cuando lo más fácil es desistir.

Oteiza decía que los vacíos de sus esculturas creaban “una tensión hacia arriba” –que yo traduzco por, una especie de “grave-dad” inversa; es decir, una “leve-dad”–. Así mismo, una versión, algo particular, del principio de Arquímedes podría ser que “un cuerpo sumergido en los avatares de la vida experimenta un empuje vertical y hacia arriba igual al volumen de lo que se haya desalojado por dentro” (La parte oscura de la figura podría ser el “poso”, el “sedimento del vacío” –que también le daría estabilidad–)

¡Qué cosas!

Esta entrada fue publicada en Galería, Otras Obras. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lleno de vacío

  1. Maider dijo:

    :o)
    ¡Qué cosa la vida, Martín!
    Y qué bello el mirarla desde tu esquinita, al lado de Izar. Qué suerte tiene tener un primo de Oteiza como abuelo. Como en Oteiza, allá donde la escultura (la materia y la ausencia de ella) y la poesía (la palabra y su ausencia) se dan la mano… surge una belleza especialmente bella.
    Besarkada eta muxu bat,
    Maider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>